Antología 2013-2014 (n°21 – febrero 2015)

PINCELADAS PARA EL RECUERDO
Antología Mal de ojo 2013-2014

Siempre se nos hace necesario acomodar las experiencias para seguir avanzando. Como sujetos pensantes y sumamente (ir)racionales, hemos hecho de la vida y sus circunstancias una larga historia, ya sea de manera individual o colectiva, a través de este mismo proceso. Nuestra mágica habilidad de recordar el pasado nos permite hacer balances y poder establecer aprendizajes, tomar decisiones y generar valoraciones sobre lo vivido. Así, es posible el crecimiento continuo o el estancamiento – de no generarse el aprendizaje- de nuestro espíritu. Todas las instancias, discursos, encuentros y hasta la más imperceptible situación afecta toda nuestra lógica y por esto mismo, es inevitable detenerse un poco para ajustar los hilos y evaluar si el tejido va bien o mal.

El pasado, tan ausente como el futuro se muestran como báculos acomodadores del presente, y por lo mismo se hace importante prestar atención en donde hemos puesto los pies, qué huellas ha dejado esto y hacia dónde se debe dar el siguiente paso. De esta manera, y como si la historia personal fuese una gran novela, cada momento y situación se va encadenando en una gran secuencia y esta a su vez se va intercalando con la historia de nuestro barrio, de nuestra ciudad, país, etc.

A partir de esta imagen, podríamos entonces reflexionar: si toda acción personal genera una reacción, entonces esta debería influir de una u otra manera en el gran eslabón universal de las historias. Desde aquí que toda realidad y cada movimiento en ella compuesta, determina el quehacer como individuos dentro de una comunidad, de aquí que cada circunstancia en su mismísima circularidad permite espantar algún fantasma o enderezar un hilo o simplemente nos acomoda a un despertar más tranquilo. De aquí que cada gesto bien dado prepara el escenario para que tanto nuestras ideas, pensamientos y quehaceres puedan fluir en libre armonía y en igualdad de condiciones.

El repaso hacia lo vivido debe realizarse con la finalidad de pretender el re-conocimiento de los propios mapas mentales, es decir, una mirada hacia lo interior, hacia quiénes somos, qué queremos y por qué razón actuamos de determinada manera. Conocernos a nosotros mismos, hallar el causal o motivación de los movimientos es la tarea que debemos pretender como individuos si es que dentro del discurso social está querer un mañana mejor.

Ampliar escenarios de común-unidad es la misión que pretendemos al movilizarnos en esta búsqueda virtual de espacios para difusión del arte y la cultura y es en estos estos dos años de vida de Mal de Ojo que hemos visto modelar poesía, narrativa, ensayos, fotografías, ilustraciones, pinturas, murales y propuestas musicales con la finalidad de compartir en este rincón cibernético la concepción que cada autor-emisor tiene del mundo y la realidad.

De esta manera, Boletín Literario Mal de Ojo nos muestra en esta edición una pincelada de lo que ha sido nuestra historia con la sencilla intención de que tanto tú lector como todos aquellos que hacen su aporte a esta revista puedan disfrutar y conocer un poco más de la expresión cultural que nos convoca.

Deseamos a todos una buena lectura y un mágico año 2015.

Descarga el número:

AntologiaMaldeOjo

ENVÍA COLABORACIONES A: colaboraciones@revistamaldeojo.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *